Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

sábado 30/08/2014

You are here: Opinión Si lees no conduzcas El último récord de Márquez

El último récord de Márquez

MarquezCelebrateJerez

Con 20 años y 77 días se convierte en el líder más joven que jamás ha tenido la ‘categoría reina’ de 500/MotoGP

Por Emilio Pérez de Rozas

Fueron, son dos de los pilotos más grandes, fabulosos de la historia. Coincidieron en el relevo generacional. Fueron, son los míticos Kenny Roberts (Yamaha) y Freddie Spencer (Honda). Uno terminaba después de haber sido considerado el Marciano por su estilo agresivo y espectacular y, sobre todo, por cómo adaptaba su cuerpo al asfalto, provocando la admiración de todos. El otro, pulido, de pilotaje impecable, tenía ganas de demostrar que era tan bueno o más que Roberts.

Y fue tan valiente que, incluso, arruinó su carrera deportiva al forzar sus muñecas y lograr los dos títulos mundiales grandes el mismo año (1985) de 250cc y 500cc. Spencer se bajaba de su Honda de dos y medio y se subía, de inmediato, a la poderosa quinientos. Y así ganó los dos cetros. Tal vez ahora se arrepienta, tal vez, pero su protagonismo en aquellos 80 fue espectacular, tanto que los dos récords que Marc Márquez (Honda) rompió en un mismo fin de semana (Austin, Texas, EEUU), poleman y vencedor más joven, eran de Spencer.

Duelo Roberts-Spencer

Hubo un día, el 6 de agosto de 1983, que Spencer ejerció de joven rebelde, de bad boy, de joven que no respeta ni los títulos, ni las canas de sus adversarios. Ocurrió en el trazado sueco de Anderstorp. En la primera curva de ese circuito, conocida como el giro de la pierna del perro pulgoso. Allí llegaron emparejados Roberts y Spencer, en el inicio de la última vuelta de ese GP, penúltimo de la temporada. Y Spencer, el joven, no solo le metió la moto a Roberts, sino que lo apartó de la trazada a golpe de carenado. Los dos acabaron fuera de la pista y regresando a ella como pudieron. ¡Y esa curva se trazaba a 270 kms/h.! El Marciano se rindió. Spencer ganó y se adjudicó su primer título de 500cc. Eso sí, el campeonato acababa en San Marino y Roberts cerró su carrera ganando.

Y Roberts se retiró. ¿Por qué? Aquí está su respuesta cuando le preguntaron por qué lo dejaba: “En Anderstorp, en aquella curva, en aquella maniobra suicida de Spencer, fue cuando me di cuenta de que había llegado un tipo dispuesto a morir en la pista, dispuesto a matar por ganar. Y fue ahí, ese día, cuando me di cuenta de que este ya no era un deporte para mí”. Ni que decir tiene que cuando Spencer se enteró de ese comentario, dijo: “No sé de qué se queja Kenny, nos tocamos pero no nos caímos. Un lance de carrera”.

Exactamente 30 años después, el paddock del Mundial de MotoGP, los motards, los fans de la velocidad, han vuelto a vivir una polémica acción en una de las curvas míticas del Mundial, curiosamente la recientemente bautizada con el nombre de Jorge Lorenzo. Y ahí fue, donde Michael Doohan dañó a Àlex Crivillé, Valentino Rossi a Sete Gibernau y el propio Lorenzo a Dani Pedrosa, donde Márquez aprovechó que el tetracampeón mallorquín le abrió la puerta para convertirse, ya en solitario, en el líder del Mundial de la categoría reina más joven de la historia, con tan solo 20 años y 77 días, superando la marca de Lorenzo, que lo fue, en Estoril-2008, con 20 años y 345 días (empatado, entonces, con Pedrosa). Si Márquez gana el título este año también será el campeón más joven de la historia, sustituyendo a Spencer.

Lorenzo acepta sus errores

Ya todo el mundo, 48 horas después, considera que la maniobra de Márquez (legal, correcta, “un lance más de las carreras” para Dirección de Carrera) fue atrevida pero correcta. “Yo amo a pilotos como Marc (Márquez) y como era Marco Simoncelli”, explica Carlo Pernat, exmanager de Valentino Rossi, Max Biaggi y el propio Sic. “Lorenzo se despistó, cometió un error, le abrió la puerta a Marc y un piloto de la talla, furia y energía de Márquez no desaprovecha una ocasión así. Eso sí, si esa maniobra la hace Sic, lo arrestan”.

“Jorge (Lorenzo) le abrió la puerta a Márquez y hay poco que decir”, reconoce Lin Jarvis, máximo responsable del equipo oficial Yamaha de Lorenzo y Rossi. “¿Ha sido una maniobra agresiva?, sí; ¿ha sido una maniobra muy agresiva?, no”. “Creí”, reconoció la misma noche del domingo el propio Lorenzo, “que Marc, al haberse ido largo en la sexta curva de la última vuelta, estaba tres o cuatro décimas detrás de mí pero no, estaba pegadito y le abrí la puerta. Erré”.

Por cierto, Lorenzo reconoció que también falló al no aceptar las disculpas de Márquez. “Eso lo arreglaremos en unos días, en cuanto volvamos a vernos”. Estupendo.

Powered by SEM
Banner