Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

sábado 01/11/2014

You are here: Opinión "Vuelta rápida" Lorenzo-Márquez: el que espere sangre, se va a llevar una decepción

Lorenzo-Márquez: el que espere sangre, se va a llevar una decepción

OpiGer2

Por Germán Garcia Casanova

Veo, oigo, leo, husmeo que tras la maniobra de la última curva de la última vuelta del Gran Premio de España de MotoGP, son muchos los que esperan ahora ver un poco de sangre, incluso ya en la carrera de Le Mans, que se disputa este fin de semana.

Ya hay quien dice que Jorge se la va a ‘devolver’ a Marc a la primera que pueda, seguramente basándose en unas afirmaciones del propio piloto, en las que aseguraba que deberá recuperar un poco la agresividad que tenía en el pasado.

Tras la carrera de Jerez, me tropecé con mi querido, admirado y respetado Dennys Noyes, a quién le pregunté por la acción. Su resumen de la situación fue tan gráfico como brillante: “Lorenzo es ahora como un alcohólico que llevaba tres años sin probar el alcohol, y que hoy se ha bebido un whisky de un trago”.

Puede ser, en este mundo del deporte, y con pilotos jóvenes de sangre caliente, y a estas velocidades, todo puede pasar. Pero creo, pasados unos días de reflexión, de que las cosas no van por ahí. Cuando Lorenzo habla de ‘volver’ a ser más agresivo, su propuesta no va en el sentido del tiburón que ha olido la sangre, no. Ni mucho menos.

Lorenzo fue campeón en 2010 con 9 victorias sobre 18 carreras, venció en la mitad de grandes premios disputados. Completó su primer título con cinco segundos puestos y dos terceros. No se bajó del podio hasta la decimotercera carrera, Aragón, en la que fue cuarto, igual que en Japón en la siguiente. Ni un cero, 16 podios y dos cuartos puestos. Lorenzo fue agresivo.

En 2012, Lorenzo fue campeón con seis victorias, cinco de las cuales las logró en los nueve primeros grandes premios, o sea antes del ecuador de la temporada. En la segunda mitad del curso, Jorge sólo ganó una carrera, en San Marino. Pero de las 12 carreras que no ganó, el mallorquín hizo segundo en diez. Las dos restantes son la famosa de Assen, cuando Bautista se lo llevó puesto en la salida, y la de Valencia, la última, cuando ya era campeón y se cayó. Lorenzo no fue agresivo.

¿Qué cambia de 2010 a 2012? Seguramente el hambre de ganar a cualquier precio, pero, sobre todo, la competencia. En 2010 había en pista varios pilotos capaces de ganar carreras, Rossi, Stoner, Pedrosa, Dovicioso en el equipo oficial HRC o Simoncelli con una Honda oficial. Había que arriesgar en cada carrera, ir al límite y no fallar.

En 2012 la competencia no era tan abundante y Lorenzo lo supo gestionar, ganando las carreras al principio de la temporada y amarrando el segundo puesto cuando no podía ser primero. No fue agresivo porque no le hizo falta, no había nadie que le hiciera bajar del segundo puesto.

Pero llegamos a 2013 y el factor Márquez ha cambiado el decorado de nuevo por completo. Marc es, desde el primer día, un piloto que gana carreras y que aspira al título como el que más. A él se une un Pedrosa que viene desde la segunda mitad de la pasada temporada ganando carreras, y un Rossi que vuelve a tener una Yamaha oficial, y si bien no acaba de estar al nivel de los otros tres, puede que llegue a estarlo y, seguro, aprovechará cualquier despiste para bajarles del podio, como ya hizo en Qatar.

La fórmula de ‘gano y si no puedo hago segundo’, ya no le sirve a Lorenzo, como le dejaron bien claro las dos Honda HRC en Austin y Jerez (menos mal que el andaluz era un circuito Yamaha, según los gurús del tema). Así que, este año, deberá volver a ser agresivo, a arriesgar si quiere luchar por el título.

La guerra Lorenzo-Márquez

Otro argumento que está cogiendo forma también es el enfrentamiento Lorenzo-Márquez, Márquez-Lorenzo. Sin duda puede ser atractivo mediáticamente y, sobre todo, muy rentable para quien ya hace cálculos dejando a Pedrosa fuera de esa batalla, incluso a Rossi.

Es gracioso que haya gente que piense que Marc sólo va a atreverse a meterle la moto a Lorenzo, y que con Dani y Valentino eso no va a hacerlo…

No tengo ni la más mínima duda, ni la menor de las sospechas, de que si en lugar de Lorenzo, el pasado domingo a las tres de la tarde en medio de la curva 13 del circuito de Jerez, está cualquier otro, Pedrosa, Rossi o maría santísima, Márquez hubiera actuado exactamente igual. Lo hubiera intentado de la misma forma y con la misma agresividad.

Lo que ya no sé es cómo hubieran reaccionado los otros, pero afortunadamente tenemos aún quince grandes premios por delante para comprobarlo.

Powered by SEM
Banner