Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

sábado 20/09/2014

You are here: News De 0 a 100 Las notas del Gran Premio de España

Las notas del Gran Premio de España

E-mail Imprimir PDF
PedrosaNotasOK

100.- Dani Pedrosa. ‘El jefecito’ sacó los galones en Jerez y sumó su primera victoria de la temporada en una carrera perfecta, imponiendo su ritmo, conservando los neumáticos y dejando atrás a sus rivales, escapado, como a él le gusta. Pedrosa ganó a lo Pedrosa. Salió bien, le sorprendió Lorenzo en la segunda curva y supo mantenerse pegado al mallorquín hasta que comprobó que su ritmo era mejor, le pasó al final de la recta de atrás y se fue. Dani supo mantener las gomas y gestionar la carrera como pocos saben hacerlo. Para Dani ganar en Jerez era muy importante, vital, tras los triunfos de Lorenzo y Márquez tenía que dar un golpe sobre la mesa y dejar claro que no está dispuesto a quedarse en un segundo plano, al menos en lo deportivo, porque una vez más el protagonismo y los focos fueron para su debutante compañero, una situación que, en el supuesto que le molestase en las dos anteriores carreras, seguro que viéndolo desde el escalón más alto del pódium le dará absolutamente igual.

90.- Esteve Rabat. Ocho temporadas ha necesitado Tito Rabat, desde su debut el 6 de noviembre de 2005 (con 16 años) en el GP de Valencia de 125cc (24º), para conseguir su primera victoria en el Mundial, un dato que puede no ser espectacular, sin duda, pero que le borra de la lista de los cientos, miles, de pilotos que jamás, en toda su vida, han logrado ganar una carrera mundialista. Tito entra en el club de los vencedores con todos los honores. En su séptima temporada completa ha sumado ya una victoria, un segundo puesto y una pole, y sólo en dos carreras (Austin y Jerez), algo que no había conseguido nunca, ya que su palmarés lo adornaban, hasta ahora, cinco podios: tres terceros puestos, en 2007 y 2010 (2), con la 125cc; y otros dos tercero, en 2011 y 2012, con la Moto2. Tito ha cambiado su mentalidad de arriba abajo, se ha preparado duro durante todo el invierno, ganando ocho kilos de masa muscular que le permiten manejar la moto con mucha mayor soltura. Mentalmente está mucho más fuerte también y, sobre todo, está decidido y determinado a ser alguien en esto de las motos, a ganarse la vida con esto, un objetivo que va camino de conseguir sobradamente.

80.-Maverick Viñales. Dejando al margen la suspensión de la carrera y el hecho de que nunca sabremos qué hubiera pasado si se cumplen todas las vueltas programas (Salom estaba detrás suyo con la caña), Maverick necesitaba el triunfo como el agua, otro que tiene colgado el cartel de superfavorito al título y que, en las dos primeras carreras se había tenido que conformar con el segundo puesto, detrás del propio Salom en Qatar, y de Rins en Austin. Tras su ‘espantada’ del equipo Blusens el pasado año, Viñales tiene una presión añadida, una necesidad de hacerlo bien y ganar. El Team Calvo ha hecho una inversión importante y ha montado una estructura para hacerle campeón. Maverick salió a Jerez a por la victoria, no especuló en ningún momento ni estuvo a verlas venir. Se puso a rueda de Rins hasta que decidió pasarle y tratar de escaparse hacia el triunfo. La caída de Alex y la suspensión de la carrera jugaron a su favor, es posible, pero Viñales tenía como prioritario el triunfo y lo logró, que es lo que cuenta. Además con el premio de ponerse líder en solitario del mundial.

70.- Marc Márquez. ¿Qué más se puede escribir ya de este piloto? Marc es de otro planeta, pero a medida que pasan las carreras y vemos su comportamiento, tenemos más claro que es de otro planeta dentro y fuera de la pista. Tiene un control de la situación, una estrategia milimétrica (ahí Santi Hernández, su jefe de equipo, es un maestro), una frialdad, dignas de un veterano. No hizo unos buenos entrenamientos durante el fin de semana, no lograba ir rápido y como a él le gusta, pero llegó la carrera y ahí cambió todo. Marc se vio atrapado en la primera vuelta por una mala salida y el adelantamiento de Rossi, pero cuando se quitó de en medio al italiano se fue a por Lorenzo, y lo intentó hasta tres veces, poniendo en riesgo al mallorquín con una colisión por detrás, que evitó con el aplomo de un veterano. Ni el desgaste de las gomas en las primeras vueltas, le hizo perder la rueda de la Yamaha 99, y aunque se tomó un pequeño respiro, su ataque final fue espectacular, se volvió a acercar a Jorge y le pasó en la curva Dry Sack, coladísimo, tanto que Jorge mantuvo la trazada y volvió a adelantarlo. Pero Marc tenía entre ceja y ceja pasar a Lorenzo, y, paradojas de la vida, su última oportunidad era, precisamente, en la última curva, la que lleva el nombre de su rival… ni el guionista más retorcido lo hubiera escrito mejor. Marc confesó haber estado viendo videos de adelantamientos en ese complicado codo de entrada a meta, el de Doohan a Crivillé, el de Rossi a Gibernau… Como un tiburón que huele la sangre Marc se pegó a la goma trasera de Lorenzo y se tiró al centro de la curva, pasadísimo, sabiendo perfectamente, porque lo había visto en los videos, que la propia moto de Lorenzo sería la que le devolvería a la trazada. ¿Legal?, ¿Ilegal?, ¿limpio?, ¿sucio?... En cualquiera de las primeras 26 vueltas de la carrera, personalmente, me hubiera parecido una ‘guarrada’, pero en la última vuelta cualquier piloto tiene derecho a intentarlo, aunque me pueda parecer temerario, arriesgado y, seguramente, innecesario. Lo hizo y le salió bien, igual que hubiera podido salir mal y rodar ambos por el suelo. Los únicos daños que se cobró la acción fueron morales. Sólo espero que ese adelantamiento no sea un punto de inflexión y se dispare la agresividad en la pista más de lo estrictamente necesario. Espectáculo, sí; accidentes, no.

60.- Jorge Lorenzo. Un fin de semana que se presentaba maravilloso para el mallorquín, con la curva a su nombre y el cumpleaños celebrado con una magnífica pole, se vio sacudido por el desenlace de la carrera, que seguramente le dejó más tocado anímicamente que otra cosa, aunque también deportivamente, ya que perdió cuatro puntos que pueden ser vitales para él en la lucha por el título. Jorge, igual que Rossi, se quedó sin goma delantera en la quinta vuelta, pero fue capaz de mantener un ritmo muy alto hasta el final, insuficiente, sin embargo, para dar réplica a un Pedrosa que gestionó la carrera perfectamente, e insuficiente, también, para contener el enésimo ataque de un Márquez que le pasó como le pasó. Jorge se equivocó dejando la puerta abierta en la última curva, y más si como dijo no se imaginaba que Marc iba a intentar pasarle ahí, porque todo el mundo sabe que el de Honda lo iba a intentar hasta el final. Otra vez, también, como paso en Austin, Jorge hizo una mala salida, una asignatura que parecía tener ya superada y que le está causando problemas este año. Tampoco estuvo bien Jorge negándole el saludo a Marc, un campeón del mundo debe serlo también con sus rivales fuera de la pista, y responderles en ella. Por la noche, tras reflexionar, mostró públicamente su arrepentimiento. Algo es algo.

50.-Aleix Espargaró. Noveno en la carrera y noveno del mundial. Espargaró se ha convertido en el ‘quinto magnífico’, presente siempre en el corralito como primera CRT. El de Granollers acabó por delante de la Yamaha de Smith y la Ducati de Pirro y, por supuesto, por delante de todas las motos de su categoría, como ya se ha convertido en norma. Además, durante la carrera llegó a pelearse con Dovizioso y su Ducati oficialísima, al que llegó a pasar, aunque al final terminó por detrás. Las CRT se han quedado pequeñas ya para este magnífico piloto, que merece una oportunidad con una moto de verdad.

40.-Luis Salom. No tengo ni la más mínima duda de que ‘el mexicano’ sabía perfectamente en que vuelta y en que curva iba a tratar de ‘levantarle’ la victoria a Maverick Viñales en la carrera de Moto3. Luis conoce sus virtudes, que son muchas, y sus limitaciones, que son muchas menos, y su táctica de ir con la caña preparada tiene estas cosas, que te puede salir bien, o también mal, y cuando vas detrás para tratar de ganar en la última vuelta, si te suspenden la carrera, te sale mal. Pero eso no puede emborronar la actuación de Salom, que ganó en Qatar, fue tercero en Austin y segundo en Jerez, no se ha bajado del podio y ese es el secreto para ser campeón, que es su objetivo.

30.-Valentino Rossi. El italiano corre el riesgo de convertirse en el cuarto de los ‘cuatro magníficos’. Jerez era un trazado idóneo para conseguir su primera victoria, para estar en el podio o, al menos, para estar luchando por él. Pero las condiciones no fueron las idóneas, la Yamaha machacaba la goma delantera y Valentino necesita sentir el tren delantero para expresar su mejor pilotaje. Acabó cuarto, hizo, dentro de las condiciones, una buena carrera, pero pasó desapercibido. El adelantamiento a Márquez fue un espejismo de un espectáculo que, finalmente, no se dio. El domingo, tras la carrera, Valentino parecía preocupado, como dándose cuenta de que no le va a ser tan fácil estar habitualmente en el podio, y menos aún, ganar carreras con regularidad. Le va a costar. En Le Mans, otro circuito que le va bien, tendrá una nueva oportunidad.

20.-Scott Redding.- Extraordinaria la temporada que está protagonizando el británico hasta el momento, mostrando una regularidad de la que no había hecho gala nunca en sus muchos años en el mundial (6). Redding se está trabajando su sitio en el campeonato, se sitúa segundo del mundial a sólo un punto del líder y aventaja en 10 a Pol Espargaró, el gran favorito, que sufrió un fin de semana desastroso pero que salvó los muebles en la carrera con un magnifico podio tras tener que pelearse con la moto y con japonés Nakagami, que se lo puso difícil hasta el final. El mundial de Moto2 se está poniendo también interesante y promete lucha hasta el final.

10.- Bradley Smith.- Has pasado sólo tres carreras y sería justo darle un poco más de tiempo, pero sinceramente no creo que las cosas vayan a cambiar de forma espectacular. Bradley no da la talla en la categoría reina, y con una moto que el año pasado fue campeona del mundo, debería dejarse ver mucho más. Un cero en Qatar, y un 12º y 10º puestos son, fríamente, una progresión, sí, pero no la adecuada. Con esa moto no puede convertirse en norma quedar por detrás de la CRT de Aleix Espargaró.

0.- La norma de los dos tercios de carrera. Vamos a dejar las cosas claras desde el principio. La salud de los pilotos es lo primero, primordial y esencial. Así que a la mínima duda o sospecha hay que mostrar bandera roja y parar cualquier carrera. Dicho esto, lo que no puede ser es que una carrera se acabé sin más, por el artículo 33 de que ya se han corrido dos tercios de las vueltas programadas. En Austin se paró la carrera y el ganador estaba ya celebrando la victoria, el perdedor resignado a ello, y los empleados de Dorna montando el corralito, cuando se anunció que se debía reemprender la carrera. Se hizo y esas cinco vueltas fueron un espectáculo monumental. No entiendo porque no se pudo hacer lo mismo el domingo en Jerez. ¿Qué se habían cumplido dos tercios de carrera?, muy bien, ¿y?. Esa norma ha quedado ya obsoleta y hay que cambiarla. Tras evacuar al piloto caído, y tras comprobar que su vida no corre peligro, hay que reanudar la carrera, o al menos una parte de ella, para que los aspirantes a la victoria sepan a cuál es, de verdad, la última vuelta. Y dicho esto, lo mejor del fin de semana es que tanto Techer (el caído en Moto3), como Simpson, que sufrió una espeluznante caída en la carrera de los rookies, están sanos y salvos.

 

Powered by SEM
Banner